Las Hermanas que vivían en Bogotá se enteraron que en el barrio había una «escuelita» cuyos propietarios deseaban donarla a una institución religiosa.

Este fue el motivo por el que las Hermanas viendo que aquel lugar estaba muy abandonado, pensaron en la construcción de un kinder que se dedicara al cuidado de los niños/as, cuyas edades estuvieran comprendidas entre seis meses y cinco años.

Las religiosas se dieron cuenta que los padres de esos niños, eran personas muy necesitadas, que trabajaban durante el día y no podían atender a sus hijos. Así comenzó una construcción nada fácil pero muy solida.

El kinder «Estrella de Oriente» está ubicado junto a una roca. Aunque las dificultades que puedan surgir sean muchas, la Misión seguirá firme como la roca que la sustenta.